La caída

Imagen: Pixabay

Enloquezco
cada vez que me hablas;
mientras miro esos labios
que bailan dictados por el compás
de tus sugerentes palabras.

Y te miro, una vez más…

y me pierdo cuando pienso
haciendo un inútil equilibrismo
con el único anhelo de besarlos,
a sabiendas de la locura
de caer en tus pechos.

Y te miro, perdido, ardiendo;
mientras al final,
como un café en las manos,
me doy cuenta de que los sueños,
sin edulcorante, son amargos.
Y esa es la realidad.

@XaviviGarcia

 

 

Veneno

¿Y si tu verdad se esconde
bajo una caliente piedra
como un peligroso escorpión?
Entonces la araña que escribe
estas líneas en su mente
entrará en la oscura hiedra,
con la intención de quemarse
y seguir viva con la verdad,
aunque me aflija el saberlo,
jamás me arrepentiré
de llevar tus besos por dentro.

@XaviviGarcia