El silencio de la noche

Se abrió la noche como un baúl que guarda los recuerdos de dos amantes, con el fuerte chirrido de un par de bisagras oxidadas por el tiempo; después noté la desagradable sensación de mis besos perdidos, caducados por no haberlos utilizado contigo. Ahora me considero un estúpido bajo un inmenso raso oscuro, mientras la melancolía presiona mis lagrimales y me aflige al recordar aquella última sonrisa tuya. Todavía me pregunto por qué callé.

Imagen: Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *