La importancia del vacío

Siento tantas cosas,
como el olor de otoño, ajeno;
como que he roto el anhelo
de un bonito juguete.
En mis dedos no tiene arreglo.
Pero lo que más siento
y es un pesar tan grande,
es ver mi corazón rebotado,
de un lado a otro lado
sin encontrar la certeza de un gol,
ni siquiera rozar el palo.
Al fin y al cabo,
la portería siempre estuvo vacía.

Javier García Martínez 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *