Sólo una respuesta

Desde que se perdieron tus palabras
por el camino del sin sentido,
con una cobardía inimaginable,
quedando yo desnudo y desconsolado;
desde que tus besos, avergonzados,
decidieron marcharse de mi lado
por un amor inconfesable;
desde ese mismo frío instante
en el que la brisa me dejó olvidado,
yo todavía sigo aquí, nada distante,
abrazado y arropado por mi soledad,
esperando una respuesta coherente.

Sólo una respuesta, no pido más.

Imagen: Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *