Albores

Imagen: Pixabay

Qué difícil
es ser luna entre claros.
Entre distas y campos con lumbre;
entre desamor y recelos
de aquel que canturrea males.

Qué difícil
resulta ese café pendiente…

… porque sé que estarás.
Porque temo a tus ojos, a lo Iglesias: y lo sabes.
Porque mi poesía, que fue la tuya,
se ha vuelto ilusa e irreverente.

Porque es difícil y sé que no aceptarás,
que esta luna,  a la que ya olvidaste,
descosa versos en todos sus albores.

@XaviviGarcía

El día que me quieras

Imagen: Pixabay

El día que me quieras,
que ya va siendo tarde,
no querré tus rancias mariposas
ni tampoco engalanados finales.

Ese día,
el que me quieras,
tan sólo recuérdame:
quién fui;
quién soy;
quién seré contigo
y tus palabras inusuales.

@XaviviGarcía 

Sacrificio

Imagen: Pixabay

Debería estar prohibido
el sacrificio de los árboles;
no por nada, sino por mucho.

Debería estar prohibido
arrebatar la pulpa de sus carnes,
únicamente por aquello del asesinato
y grabar malos versos en sus retales.

Sí, claro. Debería estar prohibido:
folletos, novelas, poemas y manuales,
que en lugar de sumar certidumbre,
nos ahondan, sin justicia, en nuestros males.

@XaviviGarcía

 

Espinas

Imagen: Pixabay

Y al final
qué más da lo que pienses, lo que sientas;
si el corazón solo dicta dolor y penas.

Y qué más dan los boleros y saetas,
si en sus rimas solo habitan angustias;
zarzales que fatigan las risas.

Siempre,
con el rumbo dictado por las lágrimas.

Siempre,
entre la simbiosis de tu cuello y pecho;
el lugar justo, el lugar oportuno…
donde anida el querido ruiseñor.

Siempre,
con aquel verso que olvidar no podrás.

El deshielo

Septiembre se desliza
entre tu lengua y la mía,
como un febrero al compás
del primer calor del año.


Y mientras tanto,
gota a gota,
jadeo a jadeo,
el amor se funde en ámbar
por aquello del deshielo
de mi sexo en el tuyo.
 
(C) 2020 – @XaviviGarcia | Pic: Pixabay

Negativo

A lo mejor
soy un punto (o puto) negativo,
que más allá de ver al gavilán,
libre, en pleno vuelo,
juega con el polvo del camino
con los dedos de la mano;
mientras cae el reloj de arena,
entre angustias renovadas,
cada vez que al alba,
y su olor de melancolía
me hacen retroceder dos pasos.

A lo mejor, y tal vez…
porque soy un puto (o punto) negativo
que carece de toda solvencia.

2020 – @XaviviGarcia | Pic: Pixabay

Astronauta

Imagen: Pixabay
Qué más da
la Luna y sus lunares,
si cada vez que despierto
me acompañan todos los males
que habitan entre Tierra y Cielo,
con la pérdida de cualquier consuelo
de engendrar saetas en mi vientre;
ni su calor ni su sonrisa…
… qué más da,
si al fin y al cabo no existe
escafandra que mi despecho soporte.
 
(C) 2020 – @XaviviGarcia 

Todo

Imagen: Pixabay
Entre respiro y respiro nos hicimos daño;
porque ya no hablaban los labios
ni de ti ni de mí.
Tan sólo versaba
un ruin y bastardo resentimiento;
con cierto olor proveniente del olvido;
con cierto dolor que destilaba desprecio…
… nos hicimos daño.
Tal vez porque los pareados
dejaron de ser aquellas rimas
que salían de nuestros pechos.
Tal vez, y digo tal vez,
porque tu mirada, y quizá la mía,
se quemaron antes de serlo TODO.

@XaviviGarcia

La caída

Imagen: Pixabay

Enloquezco
cada vez que me hablas;
mientras miro esos labios
que bailan dictados por el compás
de tus sugerentes palabras.

Y te miro, una vez más…

y me pierdo cuando pienso
haciendo un inútil equilibrismo
con el único anhelo de besarlos,
a sabiendas de la locura
de caer en tus pechos.

Y te miro, perdido, ardiendo;
mientras al final,
como un café en las manos,
me doy cuenta de que los sueños,
sin edulcorante, son amargos.
Y esa es la realidad.

@XaviviGarcia