Versos en tu cama

Qué bonito serían unos versos
con el calor de tu almohada;
acompañados de susurros de seda
y amplias risas desplegadas
a lo largo de nuestra cama;
con el silencio como encargado
de anidar la tranquilidad en tus labios,
tras el paso de la tormenta.

Qué bonito serían esos versos
si mi deseo llegara a terminar en tu boca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *