Espinas

Imagen: Pixabay

Y al final
qué más da lo que pienses, lo que sientas;
si el corazón solo dicta dolor y penas.

Y qué más dan los boleros y saetas,
si en sus rimas solo habitan angustias;
zarzales que fatigan las risas.

Siempre,
con el rumbo dictado por las lágrimas.

Siempre,
entre la simbiosis de tu cuello y pecho;
el lugar justo, el lugar oportuno…
donde anida el querido ruiseñor.

Siempre,
con aquel verso que olvidar no podrás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *